Primera Plana

CRISIS MIGRATORIA: 3 cosas que los medios de comunicación no le dirán acerca de la crisis fronteriza

Crisis Migratoria
Escrito por Nelson Horta

La política del Presidente Trump de separar a los padres y a los niños en la frontera es ciertamente cruel, pero los medios de comunicación no están contando toda la historia.

MIAMI 21 DE JUNIO DEL 2018, nhr.com— Las imágenes y las historias que ahora se están reportando desde la frontera con Mexico, de familias destrozadas, niños llorando por sus padres, padres sin idea de dónde están sus hijos son inquietantes y desgarradores, sin embargo la prensa izquierdista y la claque demócrata no les dicen la historia completa.

La política de Inmigración de cero “tolerancia” de la administración Trump ha creado obviamente el caos a lo largo de la frontera, la tarea de las agencias federales ya sobrecargadas con el trabajo, aparentemente es imposible de tomar en custodia a todos los hombres, mujeres y niños  atrapados cruzando la frontera ilegalmente. El número de niños que han sido separados de sus padres y puestos bajo custodia federal ascendió a alrededor de 2.000 del 19 de abril al 31 de mayo, según cifras del Departamento de Seguridad Nacional, pero el costo de manutención es alarmante si le sumamos a estos otros 10,000 que han llegado sin sus padres que forman parte de una red de tráfico de niños que ya está en la mira de las autoridades federales.

De acuerdo con los funcionarios de DSN, cada niño les cuesta al gobierno federal $739 dólares diarios, si tenemos en cuenta que son 12,000 los que están en custodia, el costo diario es de $8,668,000 diariamente y llevado al mes es una suma espantosa de 266,040,000 lo que los que pagamos impuestos tengamos que cubrir.

Pero los informes de la frontera también han sido incompletos, engañosos y, a veces, torcidos y emocionalmente sobreexcitados por la prensa izquierdista (CNN, MSNBC, NBC, CBS, ABC, Univision, Telemundo, NYT y WPost).

No es ningún secreto que los principales medios de comunicación no están de acuerdo con el trabajo de Trump para reprimir la inmigración ilegal y apretar la seguridad fronteriza, pero eso no debería evadir la falta de matices en gran parte de la información que hemos visto desde que Trump tomó el poder.

La inmigración ilegal y sus problemas relacionados a lo largo de la frontera México-Estados Unidos son vastamente complejos y desafían soluciones fáciles. Con esto en mente, aquí hay cuatro aspectos clave de la crisis fronteriza que los medios de comunicación no han reportado o explicado adecuadamente.

  1. Antes de la orden de Cero Tolerancia”, las familias que cruzaban la frontera ilegalmente eran a menudo liberadas.

Durante mucho tiempo, la inmensa mayoría de los ilegales que cruzaban por la frontera eran hombres solteros de México que buscaban trabajo. Tratar con ellos era un asunto bastante sencillo: la mayoría eran deportado inmediatamente a México. No es que no hubiera familias y menores no acompañados que también entraran ilegalmente, pero conformaron un pequeño subconjunto de inmigración ilegal.

Comenzando en 2014, la situación cambió. Un gran número de familias y menores no acompañados empezaron a aparecer en la frontera en números sin precedentes, muchos solicitando asilo por las bandas criminales peligrosas en sus países de origen. La mayoría de estos ciudadanos extranjeros eran de Centroamérica, no de México, y bajo una ley federal de 2008 diseñada para proteger a las víctimas de la trata de personas, los migrantes de países no contiguos tienen derecho a una audiencia de deportación.

Eso significaba que la administración Obama tenía que averiguar qué hacer con decenas de miles de menores y familias no acompañados que no podían ser deportados rápidamente. Algunos fueron puestos en refugios administrados por el Departamento de salud y servicios humanos (HHS) a lo largo de la frontera, pero debido a que el espacio de refugio era limitado, muchos más fueron colocados con miembros de la familia mientras esperaban audiencias. Miles de ellos han esperado más de tres años para una audiencia, y miles más han sido ordenados a ser removidos del país en rebeldía nunca se presentaron para su audiencia, también se les colocaba un dispositivo electrónico en la pierna, pero una vez que dejaban el centro, lo cortaban y los botaban a la basura, nunca más sabíamos de ellos.

  1. Los inmigrantes ilegales que son liberados a menudo no aparecen en las audiencias de la corte

Como decimos, la falta de comparecencia en las audiencias de la corte es un problema importante en nuestro sistema migratorio uno de los medios de comunicación ha comentando en su cobertura de la crisis fronteriza.

De acuerdo con la Oficina Ejecutiva de revisión de inmigración (EOIR) del Departamento de justicia, la oficina que maneja todos los casos de inmigración, un número importante de inmigrantes ilegales que son liberados de la custodia nunca aparecen para sus audiencias en la corte. Las estadísticas de 2016 muestran que los “extranjeros no detenidos”, que incluyen a aquellos que nunca fueron detenidos y los que fueron liberados en bonos o su propio reconocimiento, no pudieron aparecer en las audiencias judiciales en 39 por ciento de los casos de inmigración completados un 110 por ciento de aumento en comparación con 2012.

Desde 2014, muchas de las familias que llegan de Centroamérica han tratado de reclamar asilo, diciendo que están huyendo de pandillas violentas y condiciones peligrosas en sus países de origen. Tenga en cuenta el fuerte aumento en 2017 en comparación con los años anteriores, y el total de sólo los primeros tres meses de este año:

De los casi 100.000 padres y niños que han buscado asilo desde 2014, los expedientes de la corte demuestran que los jueces de la inmigración han emitido resoluciones en 32.500 casos. Alrededor del 70 por ciento de ellos estaban en rebeldía con órdenes de deportación.

  1. Los cárteles y los traficantes de seres humanos están explotando la crisis fronteriza

Tal vez el aspecto menos cubierto por la prensa izquierdista de esta crisis fronteriza sea el papel que juegan los cárteles de la droga mexicanos y los traficantes de seres humanos. Es difícil exagerar el grado en que México se ha convertido en una sociedad fallida. Como se ha reportado, 113 candidatos políticos han sido asesinados en México en menos de un año. Justo la semana pasada, un alcalde que se postulaba para el Congreso a través del río grande en Piedras Negras fue baleado mientras tomaba un auto con simpatizantes después de un debate de campaña. 50 parientes de políticos y candidatos han sido asesinados, y 132 titulares, sobre todo a nivel local, han sido amenazados, y México no hace nada para parar este trasiego de los indocumentados, muchos de ellos enviados con misiones para traficar con drogas.

Los cárteles son empresas de negocios masivos, y en los últimos años se han convertido en la trata de personas como una manera de diversificar sus flujos de ingresos a medida que la legalización de la marihuana se ha extendido más en los Estados Unidos. Solía ser que los trabajadores migrantes cruzaban el Río Grande dos veces al día, una vez por la mañana en el camino al trabajo y otra vez por la noche en el camino a casa. Ya no.

Agentes de la patrulla fronteriza y expertos en cumplimiento de la ley han dicho que ya nadie cruza el río sin pagar. El precio que va es cerca de $3.000 por cabeza, incluso para los niños pequeños.

Así que cuando los medios de comunicación informan que las familias migrantes están “haciendo deportes acuáticos” sobre el Río Grande, entienden que están siendo transportados a través por traficantes de seres humanos por el dinero.

A menudo, estos grupos son enviados como parte del esfuerzo coordinado para entretener a la patrulla fronteriza para que las mulas de la droga puedan cruzar en balsas cargadas con el producto a través de otra localización, quizás apenas algunas millas hacia arriba o por río abajo. Los agentes de la patrulla fronteriza son conscientes de que a veces los grupos grandes son enviados para desviar la atención de los traficantes de drogas, pero no hay mucho que puedan hacer al respecto.

Por último no es solamente la sociedad mexicana la que está colapsando, hemos visto un aumento en la inmigración ilegal desde Honduras, el Salvador y Guatemala en los últimos cuatro años, esas sociedades también están colapsando, deterioradas por la delincuencia organizada y la violencia generalizada, y esos gobiernos en su mayoría corruptos, prefieren que sus ciudadanos abandonen el país, que mantenerlos allí.

La administración de Trump parece estar persiguiendo una estrategia para disuadir a la inmigración ilegal al separar a las familias de la frontera, sin embargo la cuestión es más peligrosa de lo que creemos en cuanto a la inmigración ilegal que ni Trump ni los medios de comunicación ni el Congreso ni el pueblo estadounidense están dispuestos a confrontar.

Hasta cuando debemos esperar que el caos en la frontera continúe, no importa quién ocupe la Casa Blanca, el problema permanecerá y mas con estos enemigos de Estados Unidos que solo miran sus “ganancias” políticas y no el bien del país.

Acerca del autor

Nelson Horta

1 Comentario

Deje su comentario