Elecciones 2017

Donald Trump retiene Bajo presión, algunos documentos clasificados sobre el asesinato de John F. Kennedy

Asesinato de Kennedy
Escrito por Nelson Horta

MIAMI 25 DE OCTUBRE DE 2017, nhr.com— El presidente de Estados Unidos permitió el jueves la publicación de más de 2.800 documentos, algunos con partes censuradas, sobre la investigación del magnicidio del 35 presidente de Estados Unidos, el 22 de noviembre de 1963.

“Hoy ordeno que el velo finalmente se levante”, anunció el jueves el presidente estadounidense Donald Trump, refiriéndose al último tramo de documentos relativos al asesinato de John F. Kennedy que el Gobierno estadounidense mantiene confidenciales. Una hora más tarde, los Archivos Nacionales publicaron en su página web las versiones digitales de 2.891 documentos desclasificados, algunos de ellos con partes censuradas.

Trump aseguró que “el pueblo estadounidense espera y merece el mayor acceso posible” a los archivos sobre ese hito histórico, pero que “alguna información de la que poseen los Archivos Nacionales debe seguir censurada por el momento debido a preocupaciones de seguridad nacional. “No tengo otra opción, hoy, que aceptar esas censuras en lugar de permitir un daño potencialmente irreversible a la seguridad de nuestra nación”, afirmó Trump.

Una funcionaria del gobierno afirmó que “la razón de que una gran mayoría de las solicitudes se mantuviera censurados” fue que la CIA y el FBI le pidieron a Trump.

A esas agencias les preocupa que los archivos expongan “la identidad de individuos implicados y su papel como informantes de una investigación de seguridad o inteligencia”, quienes aún pueden seguir vivos hoy, dijo otro alto funcionario.

“A menudo, también hay datos sensibles relacionados con la identificación de actividades que se llevaron a cabo con el apoyo de organizaciones extranjeras aliadas”, añadió la fuente.

Entre esas actividades podrían estar los acuerdos de inteligencia que EE.UU. tenía en 1963 con el Gobierno de México, según aseguró este miércoles el juez federal John R. Tunheim, que entre 1994 y 1998 revisó todos los documentos oficiales del Gobierno estadounidense sobre el asesinato de Kennedy. Esos acuerdos habrían permitido a Washington, según informes de prensa, vigilar las embajadas de Cuba y la Unión Soviética en la capital mexicana, visitadas por el presunto asesino de Kennedy, Lee Harvey Oswald, seis semanas antes del asesinato.

John F. Kennedy murió el 22 de noviembre de 1963 tras recibir varios disparos mientras se desplazaba en el carro presidencial por la plaza Dealy, en Dallas, estado de Texas. Tres investigaciones oficiales concluyeron que Lee Harvey Oswald, quien trabajaba en el Texas School Book Depository fue el asesino. Una de las investigaciones concluyó que actuó con al menos otra persona.

Kennedy fue el cuarto presidente de Estados Unidos asesinado, luego de Abraham Licoln, James Abram Gardfield y William McKinley.

Según declaraciones entregadas por el Archivo Nacional hace unos meses, no se espera ninguna revelación explosiva en el último lote de archivos secretos sobre el asesinato de Kennedy. La institución afirmó que esta información sería “tangencial” a lo que ya se conoce sobre el hecho, informó AP.

Académicos consultados por Reuters coinciden con esta apreciación. Sus expectativas también son bajas en cuanto a lo que pueda hacer esta información clasificada por sofocar las teorías de conspiración según las cuales el crimen habría sido organizado por la mafia, Cuba o un grupo de agentes corruptos. Cientos de libros, artículos y programas de televisión han explorado estas posibilidades a lo largo de más de cinco décadas.

“Mis estudiantes son realmente escépticos acerca de que (Lee Harvey) Oswald fuera un asesino solitario”, le dijo a Reuters Patrick Maney, profesor de historia en el Boston College. “Es difícil entender esto, que alguien solitario, un perdedor, pudiera haber asesinado a Kennedy y haber cambiado el curso de la historia mundial. Pero eso es lo que dice la evidencia”.

El presidente Trump exigió a cada agencia federal que revise cada uno de los tramos censurados de los documentos durante los próximos 180 días, hasta el 26 de abril de 2018, cuando ordenará “la publicación de cualquier información que las agencias no puedan demostrar” que debe seguir clasificada bajo los parámetros establecidos en una ley del año 1992.

Acerca del autor

Nelson Horta

Deje su comentario