Elecciones 2017

NEGOCIO BILLONARIO: El negocio de mil millones de dólares para operar refugios para niños inmigrantes ilegales

Ninos Inmigrantes 4
Escrito por Nelson Horta

MIAMI 22 DE JUNIO DEL 2018, nhr.com— El negocio de la vivienda, el transporte y la vigilancia de los niños migrantes detenidos a lo largo de la frontera suroeste no es un negocio multimillonario.

Es uno BILLONARIO.

La empresa no lucrativa Southwest Key Programs ha ganado por lo menos $955 millones en contratos federales desde 2015 para operar los albergues y proporcionar otros servicios a los niños inmigrantes en custodia federal. Su refugio para los niños migrantes está en un ex Supercentro de Walmart en el sur de Texas y ha sido el foco de escrutinio a nivel nacional, pero Southwest Key no es más que un jugador en el lucrativo y reservado mundo del negocio de refugio de migrantes.

Cerca de una docena de contratistas operan más de 30 instalaciones en Texas solamente, muchas otras empresas no lucrativas –cerca de 100—han sido contratadas para refugios en otros 16 Estados.

Ninos Inmigrantes

Hay un grupo de refugios para migrantes, en la región del Valle del Río Grande al sur de Texas, donde alrededor de una docena de refugios ocupan antiguos almacenes, escuelas y centros médicos. Son algunos de los mayores empleadores de la región, aunque lo que ocurre en el interior es a menudo altamente confidencial: los empleados firman acuerdos de no divulgación.

El reciente alboroto por la separación de unos 2.300 niños inmigrantes de sus familias bajo la política de “Cero Tolerancia” de la administración Trump para los que cruzan ilegalmente los pases fronterizos ha empujado a esta industria invisible hacia el centro de atención en las últimas semanas y ahora la orden del Presidente Trump el miércoles pidiendo que las familias migrantes sean retenidas, probablemente significa millones más en contratos para operadores de refugios privados, empresas constructoras y contratistas de defensa, y esto es algo que Trump quiere parar.

Una pequeña red de empresas carcelarias privadas ya está operando centros de detención familiar en Texas y Pensilvania, y es probable que esas instalaciones se amplíen bajo la nueva directiva presidencial, en caso de que se repare a la revisión legal, dijeron algunos analistas.

La gama de contratistas que trabajan en la industria de refugio de migrantes varía ampliamente.

FBC, una red global de grupos sin fines de lucro, ha recibido por lo menos $179 millones en contratos federales desde 2015 bajo el llamado programa de niños extranjeros no acompañados del gobierno, diseñado para manejar a los jóvenes migrantes que llegan al país, que no tienen padres o otro miembro de la familia. Muchos de los contratistas, algunos de los cuales son organizaciones religiosas afiliadas y agencias de gestión de emergencias como las Caridades Católicas y ven su trabajo como ayuda humanitaria a algunos de los niños más vulnerables del mundo.

Sin embargo, varios grandes contratistas de defensa y firmas de seguridad también están construyendo una presencia en el sistema, incluyendo General Dynamics, la compañía global aeroespacial y de defensa, y MVM Inc., que hasta 2008 contrató al gobierno para abastecer guardias en Irak. MVM ha puesto recientemente anuncios en busca de “trabajadores bilingües de atención a la juventud” en la zona de McAllen en el sur de Texas. Describió los trabajos como la prestación de atención a los niños inmigrantes “mientras que los acompaña en los vuelos nacionales y a través del transporte terrestre a los distintos refugios de todo el país”.

El negocio de refugios para migrantes ha estado en auge desde que las entradas ilegales comenzaron a gran escala el mes pasado a lo largo de la frontera suroeste.

Durante la administración de Obama, los contratistas alojaron a niños que fueron atrapados ilegalmente cruzando la frontera sin ser acompañados por un padre o guardián, primero los colocaban en las jaulas para ser procesados y después de la nueva política de Trump, los contratistas pusieron camas nuevas y se expandieron más allá de sus capacidades autorizadas para albergar el creciente número de niños que llegan sin familias.

Sólo en Texas, 15 refugios han recibido variaciones de los funcionarios del estado para expandirse, incluyendo la adición de espacio de dormitorio y aseos, aumentando la capacidad total de licencia en Texas a cerca de 5.300 niños, de alrededor de 4.500.

Estos refugios, y el efecto que tienen con el aumento de los niños que llegan a la frontera se ha convertido en un nuevo objetivo para los izquierdistas llorones demócratas, presuntos defensores de los inmigrantes y de un coro vocal de funcionarios locales, estatales y federales así líderes comunitarios.

Las imágenes de niños en jaulas que han circulado en las cadenas de televisión liberales recientemente se toman principalmente en los sitios de la patrulla fronteriza administrados por el gobierno, y es donde llegan primero para ser procesados y luego enviados a los albergues como Southwest Key donde la vivienda incluye generalmente dormitorios, áreas de aula, centros médicos, de consejería y de juegos y recreo.

“Si alguna vez hubiésemos metido a un niño en una jaula, estaríamos cerrados por maltratar a los niños”, dijo la Sra. Alexia Rodríguez, añadiendo que “la gente nos está comparando con las instalaciones de la patrulla fronteriza, que es una división de seguridad nacional, nosotros trabajamos con el lado del servicio social del gobierno federal, no somos agentes de la ley.

Acerca del autor

Nelson Horta

Deje su comentario