Elecciones 2017

Scaramucci duró menos que un merengue en la puerta de un colegio

Anthony y John
Escrito por Nelson Horta

MIAMI 1 DE AGOSTO DEL 2017, nhr.com—El general John Kelly hizo honor a su fama de implacable, llegó, vio y lo despidió.. Nada más tomar posesión como jefe de Gabinete, destituyó al director de Comunicaciones, Anthony Scaramucci, y dejó claro quién manda ahora en la Casa Blanca. Odiado dentro y fuera del Gobierno, el defenestrado Scaramucci había hundido en solo 10 días el ya escaso rédito oficial con sus insultos al antecesor de Kelly y al estratega jefe, Stephen Bannon. Su caída, presentada como una dimisión, es la tercera de un alto cargo en tres semanas. Trump la respaldó.

Y esto es lo que hace diferente a Trump de todos los demás presidentes que han pasado por la Casa Blanca, el no está mirando si la prensa lo califica de “escándalo” o está en Caos, no, si en necesario “You Fire!!, como era su lema, “estas botado”.

Scaramucci, duró menos que un merengue en la puerta de un colegio

Los ataques de Scaramucci dieron un giro aún más inesperado cuando a la mañana siguiente el presidente despidió a Priebus y lo sustituyó por el ex general de marines Kelly. El gesto fue entendido como una victoria de Scaramucci, cuya llegada ya había provocado la dimisión del anterior portavoz oficial, Sean Spicer, y cuya capacidad para la intriga y la adulación al presidente parecía no tener límites.

El golpe de autoridad de Kelly abre ahora otra perspectiva. Aunque no está claro si Scaramucci tendrá algún cometido oficial, su salida del círculo áulico muestra que al menos Kelly es consciente del peligro que acecha a la gestión presidencial. Un constante acoso de la prensa izquierdista y de los demócratas llorones que no se dan por vencidos de la pateadura recibida en las elecciones de noviembre.

El mercado está por los cielos, mas de 800,000 empleos creados en solo 6 meses, ha bajado la entrada ilegal en un 70 por ciento, la banca MS-13 está siendo desintegrada y ISIS casi le pasa igual, pero la prensa liberal, solo repite, Rusia y “ninguno de sus grandes proyectos legislativos ha salido adelante y algunos parlamentarios, como John McCain, ya le retan en público”, es algo deshonesto por parte de los medios no reconocer eso.

Ahora el presidente ha confiado el puesto de jefe de gabinete, una especie de primer ministro en la sombra, al ex general de marines Kelly, de 67 años. “Será uno de los mejores de la historia”, ha dicho Trump. Un pronóstico que la prensa izquierdista, los demócratas llorones y Joe y Mika de MSNBC ponen en duda, claro!!.

El mayor reto de Kelly, con quien tendrán que despachar todos los asesores de la Casa Blanca, será detener los famosos “chismes” a la prensa izquierdista. Su segundo objetivo es tender un puente sólido hacia el Congreso. Una tarea que se ha vuelto prioritaria para un presidente que, pese a tener mayoría en ambas Cámaras, no logra alcanzar el apoyo entre los congresistas de su propio partido, algo que siempre han padecido los republicanos, aunque muchos dicen que esa es la democracia, a diferencia de los demócratas que al igual que los comunistas, votan por el partido, no por el beneficio del pueblo.

Acerca del autor

Nelson Horta

Deje su comentario