Noticias Locales

SOL GARCÍA BASULTO: La periodista independiente que la seguridad del estado cubana maltrata por informar

Sol Garcia
Escrito por Nelson Horta

MIAMI 20 DE NOVIEMBRE DE 2017, nhr.com—La periodista independiente Sol García Basulto denunció que fue detenida por agentes de la Seguridad del Estado -que la mantienen bajo vigilancia en la localidad de Camagüey-, y su teléfono confiscado, cuando intentó fotografialos para dejar constancia del asedio a la que es sometida desde diciembre del año pasado.

Uno de los oficiales, identificado como Yoán, pero que García Basulto cree se nombra realmente Alexander Domínguez, la persiguió hasta que “logró quitarme el teléfono”, le dijo la joven recientemente a Radio Martí.

La reportera de “La Hora de Cuba” explicó que hizo resistencia y logró avanzar unos metros, pero el agente la detuvo con ayuda de miembros de la Policía.

“Creo que tengo el derecho de recopilar información y difundirla”, señaló la periodista, y agregó que en Cuba cualquiera se pasea por las calles y toma fotos, hace videos con su teléfono, pero nunca si la escena que pretende grabar refleja “el proceder de la Seguridad del Estado”.

La reportera publicó un video en su perfil de Facebook para denunciar el hecho.

“Una vez más he sido secuestrada por la Seguridad del Estado. Mi telefono ROBADO, por segunda vez en 2017. Y más de dos horas soportando los cuestionamientos de las autoridades, por ejercer mi derecho de recopilar información y difundirla”, escribió en la red social.

Sol Garcia 2

García Basulto y el director de “La Hora de Cuba”, Henry Constantín, han permanecido bajo vigilancia permanente de las autoridades desde marzo pasado, luego de que la Seguridad del Estado los acusara de “usurpación de la capacidad legal” en respuesta a los reportajes críticos sobre la realidad cubana que publican en la revista independiente.

El delito por el que acusan a ambos reporteros está comprendido en el Artículo 149 del Código Penal, referido al “Ejercicio Fraudulento de Funciones Públicas”.

Acerca del autor

Nelson Horta

Deje su comentario